ARGUMENTACIÓN

08:23




ARGUMENTACIÓN

Es muy común que cuando conversamos sobre algunos temas polémicos expongamos nuestros puntos de vista sobre el mismo, bien sea a favor o en contra. A este tipo de texto, presentado de forma oral o escrita, se le conoce como argumentación.
La argumentación se refiere, por tanto, a una situación polémica o controversial en la que usualmente existen diferencias de puntos de vista, de modo que se exponen razones y justificaciones tendientes a resolver las diferencias presentadas. Temas de carácter político y religioso, son algunos de los que mayor controversia suelen generar.
Para más información dale click al video:


¿Cuál es la finalidad de la argumentación? Son variadas y válidas tanto para formatos escritos u orales, según el contexto en el que nos encontremos. A continuación te presentamos por qué es importante argumentar:
ü  Lograr el convencimiento a través de la resolución de diferencias de opinión.
ü  Ofrecer explicación y justificación de la opinión del escritor sobre un asunto determinado.
ü  Presentación de un problema y su posible solución.
ü  Presentar varias posturas.
ü  Aportar razones en defensa de una opinión para demostrar su valor o verdad.


Si bien es cierto que constantemente estamos argumentando en nuestra vida diaria cuando se trata de contextos académicos o laborales, es necesario atender algunos aspectos básicos para presentar argumentos válidos y razonados, sobre todo si nos asignan alguna actividad escrita u oral como la elaboración de un ensayo, defensa de un proyecto o propuestas, entre otros. Entre los principales aspectos tenemos:
ü  Poseer conocimientos del tema o sobre lo que escribe.
ü  Conocer quiénes serán nuestros potenciales lectores o espectadores.
ü  Reflexionar sobre qué es lo que se desea comunicarles y sobre cómo hacer para producir en los lectores o espectadores los efectos que desea.

Pero, si tu misión es exponer argumentos irrebatibles y que convenzan a tus lectores o espectadores, Pérez y Vega (2002) señalan tres elementos que hay que considerar para lograrlo:

Expresividad persuasiva: manifestada en su competencia comunicativa para hacer uso de estrategias retóricas que evidencien una convicción y que muestren la fuerza de sus argumentos.
Uso del lenguaje eficaz: empleo de estructuras sintácticas simples, de frases cortas, de recursos lingüísticos variados y adecuados a las intencionalidades expresivas y el uso de un vocabulario adecuado para estimular la persuasión del lector
Adecuación al auditorio: se debe considerar la opinión de aquellos a los que se dirige. Puede frente a la audiencia apasionarse o mostrarse sobrio, dosificar la argumentación, a fin de conseguir la adhesión gracias a su prestigio o su notoriedad.


Y ¿cómo hacemos para persuadir al lector o espectador? Perelman (2001) nos presenta una serie de estrategias discursivas que nos conducirán a elaborar argumentos sólidos, confiables, convincentes:

Estrategias que apelan a la razón: predominio de “objetividad”:
ü  Cita de autoridad
ü  Opinión de un especialista
ü  Definición, ejemplificación
ü  Descripción detallada y precisa de un objeto o idea
ü  Analogía y comparación
ü  Enumeración de fuentes de información
ü  Testimonios creíbles
ü  Pruebas estadísticas

Estrategias que apelan a la sensibilidad: predominio de “subjetividad”
ü  Acusación a los oponentes
ü  Descalificación
ü  Ironía
ü  Exageración

Anímate a seguir las sugerencias dadas para elaborar argumentos escritos u orales que dejarán a tus interlocutores con la boca abierta.

Si quieres profundizar más sobre este tema accede a:

Le puede interesar

0 comentarios