ORATORIA





Oratoria

Cuando nos dirigimos a otras personas, al hablar deseamos que nuestras ideas sean fácilmente aceptadas por los demás, sin embargo, esto no siempre ocurre. Si queremos conseguirlo debemos recurrir a la oratoria, es decir, al arte de hablar con elocuencia.





La finalidad de la oratoria es facilitar una forma de hablar que posea la eficacia necesaria para deleitar, persuadir o conmover a nuestros interlocutores. Para lograrlo, la oratoria hace uso de la retórica la cual constituye la teoría que permite crear un proceso comunicativo ordenado, que tenga como propósito influir en la forma de pensar y actuar de quienes escuchan al orador.





De esta manera, la oratoria que se enriquece con los aportes de la retórica para la elaboración de los discursos tiene como fin  “imponer” la opinión a través de la palabra. Por tanto, la oratoria es vista como el lado práctico del arte del discurso, mientras que la retórica la encargada de producirlos.





Si deseas ser un buen orador debes estudiar sobre los recursos propios de la oratoria,  los cuales te darán las bases para preparar el guion o estructura de tu discurso, así como todas las herramientas necesarias para enfrentar un escenario como lo son: adecuar la voz a las circunstancias, utilizar un lenguaje corporal que acompañe a las palabras, uso de expresiones emotivas, definir el objetivo del discurso, caracterizar la audiencia, investigar sobre el tema, diseñar el contenido de su discurso (Orden argumental), producir el discurso escrito o esquema guía, preparar los apoyos a utilizar, practicar el discurso, entre otras.






Ejemplos del uso de este término:


“El curso de oratoria me hizo perder el miedo al público”


“Que oratoria la de David, me ha convencido del todo”



Encontraras más información en:


https://www.youtube.com/watch?v=0b8a-CeA0V0

TEXTO




TEXTO

Seguramente has escuchado la palabra texto en diferentes situaciones. La más generalizada está relacionada con el campo de la escritura. Sin embargo, este término hace referencia a toda situación comunicativa tendiente a ser interpretada por un interlocutor, es decir, tiene un propósito y un receptor determinado. Constituye una unidad total de comunicación organizada y coherente, cuyo significado variará según el contexto. Por tanto, una canción, un poema, una imagen, una señal de tránsito, incluso un gesto, pueden constituirse como textos siempre y cuando tengan una intención implícita.


¿Qué es un texto? Autores como Van Dijk (1992) y Halliday (1982) consideran que el texto se refiere a cualquier actividad escrita u oral que funciona como un todo coherente. Es el resultado de una actividad verbal humana, con carácter semántico y social.
Sin embargo, en este apartado haremos referencia al texto escrito, es decir, a la escritura como proceso comunicativo con un propósito determinado según el contexto. Es indiscutible que la escritura está presente en cualquier evento en que el ser humano se desenvuelva, de manera que muchos de los aprendizajes, académicos o no, se adquieren a través de la producción escrita, independientemente del formato (impreso, digital u otro). 


La escritura, al igual que la lectura, se constituye en un mecanismo epistémico por excelencia; es decir, gracias a estos procesos tenemos la posibilidad de acceder a información variada, de transformar el conocimiento y consolidar nuestras estructuras conceptuales (Solé y Castelló, 2004).

En este sentido, la escritura como vía hacia la adquisición de conocimiento, es un instrumento para adquirir saberes disciplinares en el ámbito universitario, entendiendo que entre una y otra disciplina existen marcadas diferencias en el modo de escribir; asimismo, los textos de lectura se tornan complejos y diferentes a los leídos en bachillerato, tanto en sus formatos como en los temas.


Es por esto que en este nivel, es decir el universitario, se habla del texto académico, el cual hace referencia a todas las producciones escritas que son producto de las actividades realizadas en las instituciones universitarias, centros de investigación, entre otros (Adelstein y Kuguel, 2004). Estas pueden ser los exámenes, ensayos, informes, proyectos, resúmenes, artículos y cualquier otra que se derive de una investigación previa sistematizada (tesis, trabajo de grado, proyecto de investigación, etc.)

Accede a este link y encontrarás más información:


De manera que, constantemente, tanto en nuestro ámbito laboral como académico estamos expuestos a producir textos escritos muy particulares. No todo lo que escribimos se hace de la misma manera, bajo el mismo formato, estilo, finalidad, incluso, están dirigidos a diversos destinatarios. Todos estos elementos evidencian la complejidad que reviste el proceso de producción de un texto académico en particular, sobre todo, si está vinculado con la adquisición de conocimientos en las diferentes disciplinas universitarias.

Para más información accede a los siguientes enlaces:


Referencias

Adelstein, A. y Kuguel I. (2004). Los textos académicos en el nivel universitario. Buenos Aires: Universidad Nacional de General Sarmiento.
Solé, y Castelló (2004). Aprender mediante la lectura y la escritura: ¿Existen diferencias en función del dominio disciplinar? En: Lectura y Vida, s.p.
Halliday, M. (1982). El lenguaje como semiótica social. México: Fondo de Cultura Económica.
Van Dijk, T. (1992). La ciencia del texto. Barcelona: Editorial Paidós

ENCULTURACIÓN







Enculturación 


En ocasiones no recordamos de qué manera adquirimos las creencias o tradiciones de nuestra sociedad, pues bien, el proceso por el cuales se nos transmite todo aquello relacionado con nuestra cultura se denomina enculturación. Parte de este proceso se desarrolla de forma inconsciente, ya que asimilamos elementos propios de nuestra cultura sin proponéroslo, sin embargo, en otras ocasiones de manera conscientemente por obligación o por gusto nos proponemos conocer, aprender y poner en práctica las normas, creencias, tradiciones y costumbres que se nos han transmitido.



En este proceso de enculturación se nos enseña lo que es o no considerado apropiado dentro de un grupo social en un tiempo determinado. De esta manera, los cambios culturales traen consigo nuevas normas, es decir, lo que para un momento parecía correcto, para otro se podría considerar que no lo es. Ejemplo de estos cambios podrían ser: por un lado la esclavitud, que en el pasado pudo parecer correcta y hoy en día no lo es; o en caso contrario, el matrimonio entre parejas del mismo sexo, que en un momento parecía incorrecto y en la actualidad es aceptado por distintas culturas.




Los medios de enculturación son variados y van desde textos antiguos hasta los modernos medios de comunicación masiva que involucran la repetición de costumbres, información oral, escrita o audiovisual, los cuales buscan transmitir las normas culturales con el fin de que los individuos puedan integrarse de forma adecuada al grupo que pertenecen.





De este modo, se podría decir que la enculturación comienza en la niñez con el núcleo familiar y se extiende hasta la vida adulta, puesto que, nunca dejas de aprender sobre tu cultura y las transformaciones que van ocurriendo en ella y que surgen obligatoriamente del mismo medio cultural, ya que, cuando ocurren intercambios entre culturas diferentes se trata de otro proceso llamado transculturación.





Ejemplos sobre el uso de este término:


"Las tradiciones en las fuerzas armadas se deben a un proceso de enculturación".


"El proceso de enculturación juega un papel importante en el adolescente".


Puedes obtener más información en:


https://www.lifeder.com/endoculturacion-enculturacion/