CUARESMA




Cuaresma

Ya se acercan los Carnavales, días de disfrute y de liberación en los que se justifica el rompimiento de ciertas convenciones sociales, incluso, la posibilidad de convertirnos en otras personas. Por ello, los disfraces. ¿Has sentido alguna vez la necesidad de camuflarte con otra identidad? Pues los Carnavales permiten que hagamos cosas que normalmente no haríamos. ¿Te preguntarás por qué razón?  Justamente porque los Carnavales constituyen el estado previo a lo que se conoce tradicionalmente como la Cuaresma desde el punto de vista de la cristiandad.
El término proviene del latín “quadragesima” que significa “cuadragésimo día” antes de la Pascua. Esta tradición data desde el siglo IV y supone que los feligreses, después del júbilo y algarabía de los carnavales, se prepare espiritualmente para el tiempo de la Pascua. Representa una especie de limpieza y transformación interna de nuestra alma. 


Se inicia con el conocido “Miércoles de ceniza”, celebración litúrgica que entraña la imposición de una cruz con cenizas en la frente como una forma de representar la “quema” de los pecados cometidos durante el año anterior; y finaliza el Jueves Santo, después de la sagrada cena.


Si deseas profundizar sobre este ritual te invito a que ingreses al siguiente video:

El número cuarenta que representa los días de la cuaresma posee un simbolismo bastante peculiar dentro del cristianismo, ya que está relacionado con los 40 días que duró el Diluvio universal, los 40 días que Jesús vagó por el desierto, entre otros. Por ello, durante la Cuaresma, los feligreses asumen una actitud de reflexión y penitencia en espera de las celebraciones pascuales.

Entre algunas de las prácticas que se realizan durante la cuaresma se encuentran la penitencia, el ayuno, no ingerir carne, pero, sobre todo, se concibe como un ritual que permite el acercamiento con Dios.


Para más información accede a:

CARNAVAL





Carnaval

El vocablo carnaval proviene del latín carnelevare, compuesto por carne “carne” y levare “quitar”. Este término lo utilizamos para dar nombre a una festividad relacionada con la cuaresma (Celebración cristiana cuya duración es de 40 días, que inician el miércoles de ceniza y finalizan el Jueves Santo, después de la sagrada cena); tradicionalmente durante este período de 40 días no se debía consumir carne.


Los orígenes culturales de esta tradición son difusos, si bien el carnaval se relaciona a una celebración religiosa, lo cierto es que con los siglos se ha transformado en una fiesta popular. Dicha festividad por lo general dura tres días, estos serán los que le preceden al miércoles de cenizas, es decir, que los días de carnaval serían domingo, lunes y martes siendo este último el más importante. 


A su vez, la celebración del carnaval está acompañada de disfraces, máscaras, caravanas, desfiles y bailes todo ello simultáneo con banquetes y bebidas que permiten disfrutar el festejo. Los carnavales se celebran en todas partes del mundo, algunos gozan de gran popularidad como lo son el de Río de Janeiro en Brasil, el de Venecia en Italia o el de Barranquilla en Colombia. Del mismo modo, en diferentes regiones pueden existir distintos tipos de celebraciones, que a pesar de no ser efectuadas en estas fechas previas a la cuaresma, son consideradas carnavalescas por seguir las características propias del carnaval como disfraces y caravanas, entre otros.




En los desfiles del carnaval cualquier disfraz es válido y este puede relacionarse con la historia, literatura, flora, fauna o mitología indígena de un país. Por esta razón, se observan en cada región del mundo donde se celebra,  distintas manifestaciones artísticas a la hora de diseñar los majestuosos vestuarios, siempre llamativos y alegres.






Ocultar la identidad o hacerse pasar por el personaje favorito de cada quien es una tradición que acompaña al carnaval, en el que disfraces y máscaras se exhiben con orgullo. Asistir a los desfiles y caravanas o ser parte de ellos trae consigo una experiencia gratificante para los que acuden a estos eventos. Por tanto, si quieres disfrutar y formar parte de estas magnificas festividades no te olvides de escoger el vestuario apropiado.



Ejemplos sobre el uso de este término:

“Este carnaval me voy a disfrazar de mi personaje favorito”

“La asamblea de hoy en el congreso parecía todo un carnaval

Para obtener más información puedes visitar:




KOSHER




Kosher



Todos deseamos comer lo que más nos gusta, hemos escuchado que tomar el alimento que nos parece más delicioso es igual a comer alegría pura, sin embargo, parece que los alimentos más sabrosos son los que reciben más crítica a la hora de hacer un balance sobre sus nutrientes o sobre el daño que pueden generar a nuestro organismo. En contraste a los alimentos llenos de calorías están los llamados orgánicos, que parecieran ser los más saludables aunque no tan gustosos.

Pero, ¿Existirán alimentos que a la par de ser deliciosos puedan ser saludables? Esta idea es la que acompaña a los alimentos Kosher (apropiado, correcto, legítimo), reciben este nombre los alimentos producidos y preparados según los preceptos del judaísmo.






Las comidas Kosher provienen de una tradición culinaria judía antigua, apegada a estrictas reglas sobre lo que ellos pueden o no comer según sus normas religiosas que involucran alimentos específicamente seleccionados, y los métodos de producción y cocción de los mismos.




Al catalogar un alimento como Kosher significa que estos son productos de calidad. Productos que son sumamente sanos. Alimentos que cuentan con una supervisión minuciosa desde su producción hasta su consumo. Un ejemplo sería que las carnes utilizadas en estos platos deben provenir de animales totalmente sanos que serían sacrificados bajo un ritual que obliga a que el animal sufra lo menos posible.



   
Si bien, algunas recetas Kosher se han modificado al introducirlas a otras influencias culturales como la europea o americana, al momento de escoger las carnes, vegetales, verduras o frutas se siguen las normas sobre lo que se les está permitido o no comer las personas pertenecientes a la comunidad judía.





Por tanto, al momento de realizar una receta de comida Kosher, recuerda preguntar cuáles son los considerados casher, es decir, los que no están permitidos como la carne de cerdo o de caballo y, a su vez, procura que los alimentos que adquieras estén identificados con un logo que certifica como tales.

Ejemplos sobre el uso del término:

“Esta noche te quiero invitar a cenar en el nuevo restaurante de comida Kosher”

“Hoy las frutas del supermercado parecen Kosher de lo hermosas que están”

Para más información puedes visitar: