CHUSMEAR




Chusmear

En algunas ocasiones, tenemos por costumbre curiosear sobre algunos asuntos que si bien no son de nuestra incumbencia, por alguna razón, han llegado hasta nosotros. Sin embargo, esta curiosidad puede pasar a mayores y es en ese momento en que nos involucramos y comenzamos a generar opiniones y comentarios al respecto, realizando conscientemente la acción de chusmear.



Así es, el término chusmear posee la misma definición que el de chismear, es decir, el de contar algo de alguien o de sus asuntos con indiscreción así como el entrometerse en asuntos que no son de incumbencia propia.





Contar algo con malicia es un hábito frecuente en la mayoría de las personas, sin embargo, hay quienes la realizan sin pensar en las consecuencias, ya que dicho comentario podría terminar en calumnia hacia la persona a la cual se hace referencia. A su vez, parte de lo que sería chusmear involucra la acción por parte de una persona de meterse en lo que no le importa, escuchar aquello que no tiene que ver con él, es decir, intervenir en algo que no es su asunto.



Por lo general, la persona sobre la cual se produce el acto de chusmear está ausente, lo que facilita extender los comentarios abiertos y no siempre certeros, por tal razón, muchas veces se genera información sin fundamentos. Al contar noticias acerca de las cosas privadas de los demás básicamente invades la privacidad de esa persona y estarías incurriendo en la acción de chusmear, por tanto, debes estar bien informado si deseas emitir tu opinión.



El acto de chusmear es parte de la historia humana, y hay quienes aseguran que chusmear es un acto totalmente saludable para la sociedad siempre y cuando se mantenga en un margen que no llegue a las proporciones de destruir la imagen una persona o la veracidad de una acción.



Por tanto, si te involucras en algo que no es tu asunto, es posible que te enteres o te llegue información que logre sorprenderte y que no siempre puede ser totalmente cierta. Del mismo modo, hay que plantearse unos límites a la hora de formar parte del acto de chusmear para no causar daños irreparables hacia otra persona o asunto.

Ejemplos sobre el uso de esta palabra:

“A mí no me gusta chusmear, pero me enteré que es cierto eso que dicen del tal David”

“El chusmear no produce dinero, pero entretiene”

Para más información visita:



APOROFOBIA




Seguramente serán muchas las fobias (miedo, repulsión, aborrecimiento, asco, repugnancia, entre otros) las que nos acompañan en nuestras vidas, fobia a espacios sucios, olores que nos desagradan, lugares altos, personajes de horror de las películas y a muchas cosas más. Gran cantidad de estas fobias aún no cuentan con un nombre exacto que las defina, sin embargo, otras ya han sido nombradas, tal es el caso de la fobia a los pobres y desvalidos, designada con la palabra aporofobia, que a finales de 2017 vino a formar parte del diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.



Si bien, todos hemos sentido cierto temor a encontrarnos en situación de pobreza  debido a los inconvenientes que esto traería a nuestra calidad de vida, la palabra aporofobia no define el temor a ser pobre, sino el desprecio que algunas personas pueden llegar a sentir por otras que se encuentren en esta condición económica. Es decir, no se trata de un aborrecimiento a personas que podrían ser calificadas de poseer una pobreza cultural o de otro tipo, no, se trata es de sentir repulsión por las personas con carencias económicas extremas o que se encuentren en una situación de desvaría total.



De este modo, se produce un rechazo y desprecio hacia las persona en situación de pobreza, por parte de los que no la padecen. Este desprecio puede llegar a manifestarse al utilizar frases ofensivas que produce aflicción en el que se encuentra en desventaja económica. Aún peor, la aporofobia puede causar que algunos individuos lleguen a cometer delitos graves en contra de las personas que se encuentra en dicha condición.

Por tal razón, hoy en día existen grupos u organizaciones sociales que crean campañas de concientización para que se produzca un respeto por las personas en situación de pobreza, mientras logran superar la misma. A su vez, en todos los sistemas de gobiernos de diferentes países se promueven políticas dirigidas a mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.



Por tanto, en un mundo donde la pobreza parece extenderse cada día más, se hace necesario superar la aporofobia con el fin de convertirnos en personas promotoras de la solidaridad humana y el respeto por los otros.



Ejemplo:

 “Raúl cometió un delito de Aporofobia al burlarse de aquel hombre por su condición”.

"Ser pobre no es un delito, no a la Aporofobia"


Puedes encontrar más información visitando:



BUDISMO


Budismo




Vivir en sociedad constituye todo un problema de adaptación para los individuos que la componen. Entre otros mecanismos que sirven para la regulación de esta convivencia, surgen religiones y filosofías de vida las cuales permiten a las personas organizar sus creencias y actuar en consecuencia, es decir, les permiten plantear sus convicciones sobre lo que creen es correcto o no que finalmente se establecerán como guía en su estilo de vida, tal como ocurre con el budismo.

   
 

El budismo puede ser considerado de diferentes maneras como: una religión, una filosofía de vida, tradición de pensamiento, método de entrenamiento espiritual, entre otras. Lo cierto es, que desde que surgiera en la India entre los siglos VI Y IV A.C, ha servido de guía espiritual a sus seguidores. En la actualidad se estima que más de 350 millones de individuos se relacionan con el budismo.



A su vez, el budismo ha logrado convivir junto a otras religiones ya que no entra en conflicto con estas, es decir, existen personas que siguen al budismo sin aparatarse de su religión. Un ejemplo sería un católico que sigue esta religión pero con una filosofía de vida budista.



La meditación y la autoconciencia acompañan al individuo practicante del budismo que busca despertar espiritualmente y llevar una vida libre de sufrimiento partiendo de las enseñanzas de Buda (Siddhartha Gautama). Si bien, este hombre es considerado como fundador del budismo, no es visto como un ser sobrenatural, un profeta o un dios sino como un ser humano en constante búsqueda de su paz interior.



Para lograr dicha paz, el budista debe cultivar la sabiduría, la bondad y la compasión, entre otros valores, al seguir los enfoques y distintos puntos de vista doctrinales compartidos y aceptados por la comunidad budista. El participante, por tanto, debe comprobar estas experiencias por sí mismo, para lograr luego interiorizarlas.



El budismo ha permitido la producción de una enorme cantidad de literatura religiosa y filosófica que promueven la difusión y la adopción de valores humanistas y universales gracias a su expansión por el mundo. De este modo, cada día se unen más personas a la práctica del budismo como parte de su crecimiento espiritual.


Ejemplos sobre el uso de este término:

“Practicar el budismo, me ha permitido sentirme mejor en compañía de las demás personas”

“El maestro Cho, nos enseña por medio del budismo, a sobrellevar las cargas”

Puedes obtener más información visitando: