FILÁNTROPO

11:54





FILÁNTROPO

En este mundo de casi infinita biodiversidad vemos como cada una de las especies que lo conforman tratan de subsistir a las adversidades que surgen en el devenir de la existencia. Los miembros de cada grupo animal realizan su mayor esfuerzo por mantener a flote a los de su especie. En muchas ocasiones quedamos sorprendidos ante las acciones de algunos de estos individuos que, incluso, llegan a ofrecer la vida para que el resto logre escapar de un depredador o algún peligro similar.

Pues bien, así parezca solo un sueño, resulta que en nuestra especie también existen individuos dispuestos a ofrecer ayuda a sus pares, es decir, humanos que poseen la buena voluntad de ayudar a otros humanos sin esperar nada a cambio, filántropos. Seguro ya los habrás oído nombrar, son estas personas que movidas por un inmenso amor y de manera desinteresada  auxilian a otras para lograr que prosperen.



Así es, si quieres ser un filántropo solo basta con realizar acciones comprobables que demuestren tu amor por el género humano. No es suficiente con querer a tu pareja; sin embargo, si eres de esas personas que constantemente realizan donaciones a Organizaciones No Gubernamentales que buscan mejorar la calidad de vida de las personas, te puedes considerar un practicante de la filantropía.

Jon Lennon


Del mismo modo, si las personas te describen como altruista, benefactor, caritativo, espléndido y generoso con otros seres humanos puedes sentirte un real filántropo. Si crees que en un mundo tan conflictivo la idea de la existencia de este tipo de personas resulta utópica, debes buscar una variedad de textos que hacen referencia a los grandes filántropos de estos dos últimos siglos, en los cuales se describen a estas personas y sus maravillosas acciones en pro de la humanidad: Ghandi, Juan Pablo II, la Madre Teresa de Calcuta, la princesa Diana de Gales, entre otros.

La princesa Diana de Gales (Lady Di)


Ejemplos del uso del término filántropo:

“El doctor Ramírez, que es todo un filántropo, dedicó parte de su vida y su fortuna en conseguir los recursos para construir un hospital en medio de la selva”.
“Lamentablemente mi tiempo no me alcanza para ser filántropo”.
“Mi tía Hada es más que generosa que un filántropo”. 


Aquí te dejamos un enlace para más información:  



Le puede interesar

0 comentarios