INEFABLE

05:38





INEFABLE


Con regularidad ocurre que las palabras no alcanzan o no son suficientes para expresar todo aquello que queremos compartir. Esto sucede porque hay situaciones o sentimientos que aún no han sido nombrados, o que simplemente no se pueden describir con palabras. Tal ocurre cuando nos encontramos frente a un paisaje o una situación que para nosotros resulta indefinible, al referirnos a ella expresamos: ”No encuentro palabras para describirlo-la.” Es decir, es inefable, ese algo se nos presenta de una manera tan increíble que no puede ser expresado en palabras.





De este modo, aquello que nos resulta inefable, no puede ser narrado o explicado, esto ocurre debido a que sus cualidades resultan muy excelsas y difusas o incluso muy sutiles, como ocurre con una dolencia la cual no logramos describir concretamente.





Hoy en día la palabra inefable no es de uso frecuente y se ha venido sustituyendo por otras como increíble o fabuloso. La misma solía ser utilizada para describir a un ser cuyo comportamiento o personalidad resultan difíciles de clasificar, explicar o justificar.





Finalmente, el origen de esta palabra inefable proviene del latín ineffabilis que significa textualmente indecible, es decir, aquello de lo cual no se puede decir alguna cosa. Por tanto, se logra observar la relación con eso que no puede ser nombrado ya que no existen palabras para nombrarlo.


Por lo general, el uso de este término lo encontramos en textos literarios que buscan representar las inefables percepciones sobre el amor, o en textos religiosos que a su vez intentan describir las inefables obras de Dios.






Ejemplos sobre el uso de esta palaba:


“Fue inefable lo que sentí al ver  nacer a mi hija”.


“Un inefable miedo constantemente lo acompañaba al entrar a la facultad".


“Su inefable encanto le abría todas las puertas, por ello, era envidiada”.


“Ese milagro inefable, le había salvado la vida”




Puedes encontrar más información ingresando a:


Le puede interesar

0 comentarios